domingo, 23 de abril de 2017

Money

Money, película dirigida por el director español Martin Rosete y protagonizada por Kellan Lutz, Jamie Bamber, Jesse Williams y Jess Weixler, llegará a nuestros cines el día 12 de mayo. La ópera prima del director madrileño es una coproducción española-americana que ha recibido varios galardones en festivales en los que ha estado presente. Desde Cinéfilos Habituales ya hemos tenido la oportunidad de verla y esto es lo que opinamos de ella.


La película cuenta la historia de Mark (Kellan Lutz) y Sean (Jesse Williams), dos amigos y compañeros de trabajo que deciden quedar para cenar con sus respectivas parejas para celebrar sus éxitos profesionales. Todo cambia cuando reciben la inesperada visita del nuevo vecino de Mark, quien sacará a la luz la parte más oscura de cada uno de ellos.

La película tiene un buen ritmo, con buenas dosis de suspense y con algunas escenas de acción bastante buenas. La historia tiene cinco personajes principales y los mejores momentos de la cinta son cuando todos están en pantalla. La tensión, los silencios, las discusiones entre ellos y sobre todo, las mentiras, hacen que la historia tenga todos los ingredientes para ser una buena película de intriga. 

El mejor del reparto, según mi opinión, es el personaje de John, interpretado por Jamie Bamber. Su actuación es la más convincente y cuando él aparece en pantalla no falta de nada. 

En definitiva, Martin Rosete acierta en su debut con una buena película de suspense que llegará a nuestros cines el próximo día 12 de mayo. A continuación, os dejo el enlace del tráiler para que vayáis abriendo boca.


lunes, 17 de abril de 2017

13 Reasons Why (Por Trece Razones)

Año: 2017
Creador: Brian Yorkey 
Reparto principal: Katherine Langford y Dylan Minnette.
Episodios: 13
Duración: 55 minutos 


13 Reasons Why (Por Trece Razones), una de las series de moda de Netflix, cuenta la historia que Jay Asher narró en su novela en el año 2007. La primera temporada de la serie presenta la realidad tras la muerte de Hannah Baker (Katherine Langford), y como la está afrontando su amigo Clay Jensen (Dylan Minnette) y los alumnos del instituto Liberty High. 

Todo empieza cuando Clay Jensen recibe una caja que contiene 7 cintas de casete a doble cara, un total de 13 grabaciones listas para ser escuchadas y en las que Hannah explica las 13 razones por las que se quitó la vida, concretamente, las 13 personas que la llevaron a tomar la decisión de suicidarse un par de semanas atrás. Es, por lo tanto, una teen drama donde la trama se va resolviendo episodio tras episodio. 


Los capítulos siguen un tempo perfecto que permite la focalización en un personaje estrella aunque no sin antes intrigar al espectador sobre a quién le va a tocar, sin repeticiones ni escenas que merezcan darle al botón de avance rápido. Las interpretaciones de Dylan Minnete (Clay) y Katherine Langford (Hannah) son totalmente acertadas, dos personajes unidos y a su vez separados por su tímido carácter. Los personajes secundarios, acertados también, pertenecen al típico grupo de clase con interpretaciones destacadas de la animadora sexy Sheri (Ajiona Alexus), Justin Foley (Brandon Flynn) como el deportista rebelde procedente de familia pobre, Alex Standall (Miles Heizer), el rarito de clase que pretende ser otra persona, y el amigo gay Tony (Christian Navarro), encargado de proteger el secreto. 


La serie se desarrolla en torno a la historia que Hannah va narrando a través de los casetes y las percepciones de Clay antes y después de su muerte, con la ayuda de los flashbacks que permiten al espectador meterse por completo dentro de la historia. Es preciso comentar que la presencia de estas cintas aterroriza a los chavales dado que revela el acoso percibido por Hannah. Esto ayuda a crear conflictos entre ellos, alterando su comportamiento y llevándoles a situaciones límite que algunos no pueden soportar. 

Una historia pegadiza, interesante e intrigante no apta para todos los públicos donde la moraleja de la misma es poner fin al bullying, violencia y violaciones a los institutos, ¿logrará Hannah evitar estos sucesos dejando constancia de su experiencia? Lo sabrás al final de esta primera temporada, llena de escenas amigables, violentas y divertidas aunque con una penumbra que esconde una muerte siempre presente. ¡100% recomendable!

Puntuación: 9/10

domingo, 9 de abril de 2017

Fences


Troy Maxson (Denzel Washington) es un hombre de mediana edad que vive en la ciudad de Pittsburgh (Estados Unidos) a mediados de los años 50 del siglo pasado. En esta ciudad estadounidense trabaja en la recogida de basura con su amigo Bono (Stephen Henderson) y vive con su mujer Rose (Viola Davis) y su hijo Cory (Jovan Adepo). El protagonista es una persona atormentada que no ha podido cumplir su sueño de jugar en la MLB (la Liga Nacional de Béisbol, en inglés) y ha sufrido una infancia y juventud difícil por culpa de su abusivo padre y su estancia en la cárcel. Estos sucesos dejan huella en Troy, que siente que la vida no ha sido justa con él y se convierte en un padre y marido que atormenta a su familia. Troy es especialmente severo, ya que no quiere que su hijo tenga aspiraciones en la vida y cumpla con su sueño de convertirse en jugador de fútbol americano.


Denzel Washington, director de la película, ha sabido retratar las condiciones de vida y los problemas de la clase obrera afroamericana en la década posterior a la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el director va más allá de hacer un retrato general de la sociedad y se sumerge en los problemas de las relaciones familiares y las frustraciones personales. En el proceso, Washington representa la valla en el patio trasero de los Maxson como el elemento que intenta alejar los fracasos personales del protagonista en tiempos pasados, mantener la familia unida y protegerla de desgracias futuras.


La actuación de Denzel Washington en el largometraje es bastante buena. Debo decir que estoy acostumbrado a verle actuar en películas de acción y me ha sorprendido positivamente su papel en esta cinta por su habilidad interpretativa y su carisma. Viola Davis complementa bien a Washington en su papel de personaje secundario y actúa como el contrapeso del protagonista.

La cinta se caracteriza por la representación de la clase obrera afroamericana en los Estados Unidos de los años 50, a través de las relaciones entre los miembros de una unidad familiar y los efectos que tienen los fracasos personales en el padre de familia.

Puntuación: 7,5/10

Life (Vida)


Life (Vida), la nueva película de ciencia ficción dirigida por Daniel Espinosa, es una mezcla entre Alien (1979) y Gravity (2013). Un ambiente claustrofóbico, un alienígena hostil dentro de una nave y la capacidad de supervivencia de los personajes son algunos de los elementos que me recordaron a las películas dirigidas por Ridley Scott y Alfonso Cuarón, respectivamente. 

Después de rescatar una nave que proviene de Marte con las primeras muestras de vida alienígena, los tripulantes de la Estación Espacial Internacional empiezan a investigar el nuevo ente. Todo cambia cuando este ser ataca a la tripulación y la misión se tuerce. A partir de ese momento, los astronautas deberán luchar contra todas las adversidades para salvar sus vidas y evitar que el alienígena llegue a La Tierra.


Life es una cinta que no aporta nada nuevo al género pero cumple perfectamente con las expectativas. Es una historia intensa, con buenas dosis de tensión y transmite la sensación de claustrofobia a la perfección. La ambientación y los efectos especiales son excelentes. Es una película muy entretenida, con un ritmo trepidante y con una duración ideal para el tipo de cinta que es. 

Por lo que respecta al reparto, Jake Gyllenhaal demuestra una vez más el gran actor que es y Rebecca Ferguson hace un buen trabajo asumiendo el rol protagonista. El resto del reparto cumple aunque Ryan Reynolds me pareció un poco desaprovechado.

En definitiva, Life es una buena película de ciencia ficción, intensa y entretenida. No aporta ninguna novedad al género pero vale la pena verla. 

Puntuación: 8/10

sábado, 1 de abril de 2017

Ghost in the Shell


Cuando se genera tanto hype entorno a una película pueden pasar dos cosas. La primera es que la cinta efectivamente cumpla las expectativas generadas y salgas del cine satisfecho. La segunda, que puede que esa expectación se convierta en decepción porque la película no ha cumplido con lo que prometía. Con Ghost in the Shell me pasó lo segundo.

La historia cuenta las aventuras de Major, una chica que perdió su cuerpo en un presunto ataque terrorista y cuyo cerebro fue trasplantado a un organismo cibernético. Con un cuerpo mejorado para el combate, su misión es la de hacer frente a un criminal cuyo objetivo es matar a cualquier persona relacionada con la empresa que creó a Major, Hanka Robotics.

A pesar de ser una película visualmente espectacular, la historia no aporta nada nuevo al género de la ciencia ficción. Es simple, muy predecible y en los momentos álgidos del metraje no consigue transmitir esa intensidad que requieren las escenas decisivas de cualquier película. Todo se resuelve fácilmente y lo único que parece cuidado hasta el más mínimo detalle es la recreación futurista de la ciudad donde ocurre la historia. Me pareció aburrida. Antes me quedo con películas como Total Recall (Desafío Total, 1990) del gran Paul Verhoeven o Johnny Mnemonic (1995), protagonizada por Keanu Reeves. Podría nombrar muchísimas películas del género que son mejores que Ghost in the Shell pero lo voy a dejar aquí.


Scarlett Johansson transmite su carisma y su experiencia cuando aparece en pantalla pero poco más. No es una de sus mejores interpretaciones. Tampoco ayuda que su personaje carezca de intensidad, emocionalidad y expresividad. Por lo que respecta al resto del reparto, nada que decir. No hay ninguna interpretación que destaque porque la historia tampoco lo permite.

En definitiva, no estoy seguro si Ghost in the Shell será un éxito de taquilla pero lo que sí que tengo claro es que es una película que no aporta nada nuevo al género, es muy predecible y en momentos se hace aburrida.

Puntuación: 4/10