domingo, 30 de julio de 2017

Spider-Man: Homecoming


Como ya he dicho en otras ocasiones, la forma en la que Marvel va expandiendo su universo cinematográfico (UCM) me parece de lo más acertada. Spider-Man: Homecoming es un gran ejemplo de ello. La historia no se centra en los orígenes de Peter Parker, ni en como éste se convierte en Spider-Man. El punto de partida de la película es el cameo del protagonista en Capitán América: Civil War y, según mi opinión, es un gran acierto. Después de ver la trilogía de Sam Raimi y las dos películas protagonizadas por Andrew Garfield, era innecesario volver a pasar por los orígenes por tercera vez.


Otro gran acierto de la historia es que se alimenta de películas anteriores del UCM para que el espectador entienda rápidamente el rol de Spider-Man dentro de los Vengadores. Además, la presencia de Tony Stark/Iron Man (Robert Downey Jr.), aporta mucho a la trama. Por un lado, es el conector entre los Vengadores y el protagonista y por el otro lado, el carisma y el sentido del humor que aporta Tony Stark cada vez que aparece en cualquier película de Marvel no pasa desapercibido. 

Spider-Man: Homecoming es una película muy entretenida, con buenas escenas de acción y un villano que está a la altura. Podríamos decir que la cinta es una mezcla entre acción y comedia, algo a lo que Marvel ya nos tiene acostumbrados. A pesar de que los protagonistas son adolescentes, en ningún momento hay un exceso de ñoñería.


Por lo que respecta al reparto, Tom Holland aprueba con nota en su debut como Peter Parker/Spider-Man y Michael Keaton no decepciona como el villano Buitre. Robert Downey Jr. como el gran Tony Stark siempre lo borda y Marisa Tomei como la tía May cumple con creces a pesar de tener un rol muy secundario.  

En definitiva, Spider-Man: Homecoming es una película de superhéroes de lo más entretenida, con un gran reparto y mucho humor. Se la recomiendo a todos los fans de las cintas de superhéroes así como a todos los seguidores del Universo Cinematográfico de Marvel.

Aviso para los más despistados: hay dos escenas post-créditos.

Puntuación: 8/10 

domingo, 23 de julio de 2017

Dunkerque


Christopher Nolan nunca decepciona. Esta es la mejor frase con la que puedo empezar la crítica de su nueva cinta, Dunkerque, la primera película bélica de su filmografía. Nolan, director de la trilogía de El Caballero Oscuro, Origen (Inception) y Interstellar, nos trae una intensa historia basada en hechos reales. Una película narrada de forma brillante, con momentos de máxima tensión y escenas de guerra espectaculares y aterradoras.

Durante los inicios de la Segunda Guerra Mundial, el demoledor avance nazi por Europa puso en jaque a las principales potencias del viejo continente. Francia y Reino Unido unieron sus esfuerzos para tratar de frenar a los alemanes en su intento de conquistar Europa aunque sin éxito. Las tropas francesas, inglesas y belgas se vieron obligadas a arreplegarse en la población francesa de Dunkerque, con una de las playas más grandes del continente y relativamente cerca de Reino Unido. Durante los meses de mayo y junio de 1940, alrededor de 400.000 soldados aliados se encontraban en la playa de la ciudad rodeados por el ejército nazi, esperando poder huir hacía Inglaterra. Los barcos de guerra y de salvamento llegaban en cuentagotas y muchos fueron hundidos por los indestructibles submarinos alemanes.


La batalla se había perdido, pero para tener oportunidades de vencer la guerra, era de vital importancia rescatar el mayor número de soldados posible de las playas francesas. Entonces, se puso en marcha la Operación Dinamo, que consistía en usar embarcaciones mercantes para tratar de llegar hasta la costa francesa. La misión fue todo un éxito y durante la última semana de mayo y la primera de junio lograron evacuar unos 330.000 soldados belgas, ingleses y franceses. Un milagro.


La película cuenta tres historias independientes pero entrelazadas entre ellas. La primera se centra en la playa de Dunkerque; la segunda, en una embarcación que se dirige a Francia; y la tercera, en tres aviones de la RAF que protegen a los destructores ingleses de los bombarderos alemanes. Tierra, mar y aire. Las tres tramas, con sus respectivos protagonistas, son excelentes. La historia avanza a un ritmo frenético, con una tensión que te mantiene pegado a la butaca y con una banda sonora muy buena (Hans Zimmer tampoco falla nunca). Christopher Nolan demuestra una vez más su buen hacer detrás de las cámaras.

Por lo que respecta al reparto, es una película coral por lo que es difícil resaltar alguna interpretación. Sin embargo, Cillian Murphy, Tom Hardy y Mark Rylance destacan por encima del resto realizando un excelente trabajo.

En definitiva, Dunkerque es una intensa y vibrante historia de supervivencia, valentía y lealtad que te atrapa desde el primer instante. La recomiendo a todos los amantes del género bélico y a todos los fans de las películas de Christopher Nolan.

Puntuación: 8,5/10

sábado, 15 de julio de 2017

La Guerra del Planeta de los Simios


La tercera parte de la trilogía del Planeta de los Simios, La Guerra del Planeta de los Simios, es un excelente final a esta saga que empezó en 2011 con El Origen del Planeta de los Simios y que continuó en 2014 con El Amanecer del Planeta de los Simios. Para mi gusto, la mejor entrega fue la segunda, seguida muy de cerca de esta tercera parte y de la primera.

La última entrega de la saga, dirigida por Matt Reeves, también director de la segunda parte, es una película espectacular de principio a fin. Las secuencias de acción están muy bien rodadas y los efectos especiales son excelentes. El protagonista, César, interpretado por el gran Andy Serkis, consigue una vez más meterse al público en el bolsillo desde el primer momento. 


La película, siguiendo la línea de sus predecesoras, quiere ser algo más que un simple blockbuster veraniego y la historia contiene un interesante debate moral sobre las decisiones que toman los humanos cuando se ven en peligro, capaces de convertirse en un ser vil para sobrevivir. Es una cinta muy entretenida aunque debo admitir que sus 140 minutos de duración me parecieron un poco excesivos.

En realidad, hay un solo motivo por el que pienso que la segunda parte fue mejor que esta tercera y es el siguiente: en El Amanecer del Planeta de los Simios, sí tuve la impresión que el planeta era de los simios porque tomaban la iniciativa en todo momento, eran poderosos y los humanos parecían indefensos. En cambio, en esta tercera entrega son los simios quienes parecen ser las víctimas, estando a merced de los hombres. De todos modos, esto no es una crítica propiamente a la película, que es buena, si no al planteamiento de la saga en general.


Por lo que respecta al reparto, como ya he dicho anteriormente, me gustaría destacar el excelente trabajo de Andy Serkis, un actor infravalorado por el hecho de que en la mayoría de sus trabajos solo presta la voz y los movimientos para personajes creados por CGI. No me gustaría terminar esta crítica sin antes mencionar el buen trabajo que realiza Woody Harrelson como el villano de la película, demostrando una vez más el gran actor que es.

En definitiva, La Guerra del Planeta de los Simios es un gran punto y final a esta potente saga que ha conseguido convencer tanto al público como a la crítica. Matt Reeves, director de la próxima película de Batman, realiza un buen trabajo. 

Puntuación: 7,5/10

lunes, 10 de julio de 2017

Baby Driver


Baby Driver es una película de atracos poco convencional, que la convierte en un producto fresco e innovador. En la mayoría de películas del género, estamos acostumbrados a ver una gran planificación del atraco y/o una gran ejecución. A veces estamos de suerte y disfrutamos de ambas, a veces la historia se centra solo en la primera y, a veces, solo en la segunda. Sin embargo, en Baby Driver la parte más importante es la huída. Es cierto que en muchas películas también disfrutamos de esta última parte, pero no es habitual que sea la más destacada.


La cinta tiene un ritmo frenético, con grandes escenas de acción y persecuciones trepidantes. Uno de los puntos fuertes de la historia es que no se detiene en ningún momento y prescinde de tramas innecesarias que lo único que harían es obstaculizar la excelente armonía de la película. Edgar Wright acierta de lleno trayéndonos una historia muy entretenida y sin complicaciones. Además, la increíble banda sonora que no deja de sonar en las casi dos horas de duración encaja a la perfección con el estilo de la cinta.

Por lo que respecta al reparto, Ansel Elgort hace un buen trabajo, aportando juventud, rebeldía y un punto de seriedad. Elgort tiene cuatro acompañantes de lujo: Kevin Spacey, Jamie Foxx, Jon Hamm y Eiza González. El primero, como siempre, lo borda aportando experiencia y carisma; el segundo, lo hace estupendamente como el loco del grupo; el tercero, muy convincente como el psicópata; y, la cuarta, aunque con un papel más secundario, no lo hace nada mal. Por último, destacar el buen hacer de Lily James como compañera de batalla de nuestro protagonista.


En definitiva, Baby Driver es una de las sensaciones del verano. Con un ritmo frenético, un estilo desenfadado, una historia muy entretenida y una banda sonora excelente, ha conseguido convencer a público y crítica. Gran trabajo de Edgar Wright.

Puntuación: 8/10  


martes, 4 de julio de 2017

Día de Patriotas (Patriots Day)


Mark Wahlberg se olvida del pervertido osito Ted y de los Transformers para protagonizar la película acerca de uno de los peores momentos de la historia reciente estadounidense.

Hay algunos matices que deben quedar claras antes de mirar un film como Día de Patriotas (Patriots Day, 2016). El más preponderante es que cualquier película estadounidense que tenga en su trama un atentado, que además ocurre en la tierra del hoy no muy querido Trump, caerá inevitablemente en momentos de patriotismo absurdo y americanadas en exceso. Lo bueno es que este nuevo proyecto de Peter Berg (Battleship, 2012) si bien tiene todo esto, va un poco más allá.


La película comienza con cierto desorden al querer presentarnos los puntos de vista de algunos de los partícipes en el atentado original, sin ningún tipo de sentido o guía introductoria. El metraje va cobrando más sentido cuando la historia avanza desde la perspectiva de Mark Wahlberg, aunque el cambio de perspectivas y situaciones es constante y puede llegar a distraer al espectador de lo que realmente importa.

La historia avanza y los arcos argumentales van entrelazándose, cosa que produce un hilo conductor mucho más sólido cuando comienza la barbarie que se produjo en aquella maratón de Boston de 2013. La habilidad de Berg para mostrar la violencia sin morbo y con un muy buen toque estético, hace que todo aquello que podría parecer repulsivo por su crudeza, no lo sea y sea fácil de digerir para el público, imponiendo el estilo documental, por la honestidad y el realismo.


Además, el metraje se mezcla con las distintas filmaciones de las cámaras de seguridad originales, extractos de las noticias locales y nacionales y hasta con un discurso del por aquel entonces presidente, Barack Obama, lo que hace aumentar el realismo del película.

Otro de los puntos fuertes de la cinta es su amplio repertorio de estrellas, entre ellos J.K. Simmons (Whiplash, 2014), Kevin Bacon (Footloose y Mystic River) y John Goodman (El Gran Lebowski, 1998), quienes hacen que el relato sea más fluido con actuaciones en las demuestran su calidad pese a los pocos momentos donde entran en acción. Destacar también, el papel no muy relevante pero destacable de Melissa Benoist (Supergirl, 2016) que interpreta a la mujer de unos de los terroristas musulmanes responsables del atentado.

Día de Patriotas (Patriots Day) es una película que se queda a mitad de camino en el intento de transmitir un hecho sumamente oscuro, con todo el gran potencial cinematográfico que la historia tiene. Si bien la tensión y el dramatismo están presentes, no llega al punto máximo en el momento del clímax del relato.

Historia: 9/10
Dirección: 7/10
Actuaciones: 7/10