martes, 4 de julio de 2017

Día de Patriotas (Patriots Day)


Mark Wahlberg se olvida del pervertido osito Ted y de los Transformers para protagonizar la película acerca de uno de los peores momentos de la historia reciente estadounidense.

Hay algunos matices que deben quedar claras antes de mirar un film como Día de Patriotas (Patriots Day, 2016). El más preponderante es que cualquier película estadounidense que tenga en su trama un atentado, que además ocurre en la tierra del hoy no muy querido Trump, caerá inevitablemente en momentos de patriotismo absurdo y americanadas en exceso. Lo bueno es que este nuevo proyecto de Peter Berg (Battleship, 2012) si bien tiene todo esto, va un poco más allá.


La película comienza con cierto desorden al querer presentarnos los puntos de vista de algunos de los partícipes en el atentado original, sin ningún tipo de sentido o guía introductoria. El metraje va cobrando más sentido cuando la historia avanza desde la perspectiva de Mark Wahlberg, aunque el cambio de perspectivas y situaciones es constante y puede llegar a distraer al espectador de lo que realmente importa.

La historia avanza y los arcos argumentales van entrelazándose, cosa que produce un hilo conductor mucho más sólido cuando comienza la barbarie que se produjo en aquella maratón de Boston de 2013. La habilidad de Berg para mostrar la violencia sin morbo y con un muy buen toque estético, hace que todo aquello que podría parecer repulsivo por su crudeza, no lo sea y sea fácil de digerir para el público, imponiendo el estilo documental, por la honestidad y el realismo.


Además, el metraje se mezcla con las distintas filmaciones de las cámaras de seguridad originales, extractos de las noticias locales y nacionales y hasta con un discurso del por aquel entonces presidente, Barack Obama, lo que hace aumentar el realismo del película.

Otro de los puntos fuertes de la cinta es su amplio repertorio de estrellas, entre ellos J.K. Simmons (Whiplash, 2014), Kevin Bacon (Footloose y Mystic River) y John Goodman (El Gran Lebowski, 1998), quienes hacen que el relato sea más fluido con actuaciones en las demuestran su calidad pese a los pocos momentos donde entran en acción. Destacar también, el papel no muy relevante pero destacable de Melissa Benoist (Supergirl, 2016) que interpreta a la mujer de unos de los terroristas musulmanes responsables del atentado.

Día de Patriotas (Patriots Day) es una película que se queda a mitad de camino en el intento de transmitir un hecho sumamente oscuro, con todo el gran potencial cinematográfico que la historia tiene. Si bien la tensión y el dramatismo están presentes, no llega al punto máximo en el momento del clímax del relato.

Historia: 9/10
Dirección: 7/10
Actuaciones: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario